La técnica de inseminación artificial,

La técnica de inseminación artificial, además de poseer diversas ventajas, también propone una amplia variedad de problemas ligados al embarazo. Claro está, tales inconvenientes no entran en la categoría de mortales para el paciente, sin embargo, suelen obstruir o atrasar los ideales para con el embarazo. Algunos de estos son:
Embarazos múltiples: Estos embarazados pueden producirse de forma natural, pero, en los casos de inseminación artificial, suelen derivarse a los procesos de estimulación del ciclo ovárico. La tasa de embarazo múltiple se basa en el 12%, tanto en la inseminación artificial de donante o inseminación artificial conyugal.
Embarazo ectópico: En el caso de las mujeres menores de 40 años, tras la inseminación artificial de donante, el riesgo a contraer embarazo ectópico está situado en 1.4% y, en cuanto al inseminación artificial conyugal corresponde al 1,6%. En el caso de la inseminación natural la probabilidad aumenta al 0,8%. Como se contempla, las posibilidades en todos los inconvenientes que derivan a esta técnica son completamente bajas.
Aborto natural: Se estipula que es producido en el 20 a 22% de los casos. En múltiples ocasiones los abortos espontáneos transcurren en las primeras semanas de embarazo.
Cabe destacar, después de la pérdida del embarazo es necesario que el cuerpo se deshaga del embrión de manera natural, en caso de no hacerlo, deben tomarse las medidas necesarias para la extracción. Según se elimine o no el feto de manera natural se encontrará los siguientes tipos de abortos:
Aborto por embrión detenido: El aborto es demasiado precoz que el óvulo es fecundado, sin embargo, el tejido fetal no ha llegado a formarse. Es eliminado con la menstruación.
Aborto incompleto: No se deshace por completo del contenido del útero luego de la muerte fetal.
Aborto consumado o completo: Luego de la muerte del feto todo el contenido uterino es expulsado. En tales casos ya no hay dolor, debido que se ha vuelto a cerrar el cuello uterino y el sangrado es escaso.

Aborto retenido o diferido: El embrión muere, sin embargo, la mujer lo logra deshacerse del saco gestacional a través de varios meses o semanas. Suele suceder en las semanas 7 y 12 de gestación y desaparecen gradualmente los síntomas de embarazo, el útero paraliza su crecimiento y la prueba de embarazo se vuelve negativa los 10 días posteriores a la muerte fetal.

Mas info en Ginefiv Blog

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caminando por la mágica Andalucía

Todo lo que se necesita saber sobre las calderas de pellet

Video online, un auténtico tesoro de la publicidad